Entusiasmo… ¿where are you?

noviembre 15, 2012 § Deja un comentario

¿Adónde vas a parar cuando te me escapas? ¿Cómo amarrarte a mí? 

Este es el propósito de este blog que inicio. Ha de ser mi memoria. Devolverme a todos esos instantes de gran entusiasmo, en momentos de flojera. Este blog es como la amiga esa a la que convences para que vaya contigo al gimnasio, ¡para obligarte a ir! Porque sabes, que si no te comprometes con otra persona, tu flojera va a poder más que tu, y en tres jueves ya no te ven el pelo por el fitness center ese.

Me ha pasado ya en un par de ocasiones lo siguiente:

Me levanto un buen día con una idea brillante. Bueno, la cosa no es tan repentina como parece, normalmente eso sucede después de estar dándole vueltas a algo en el parque infantil, caminando por la calle, corriendo para no llegar tarde al cole, recogiendo el paquete de lentejas que se te ha caído al suelo porque no das abasto con los trastos que cargas (que como siempre entras a por dos cosas de nada, ¡nunca coges cesta oye!) Pues eso, en ese mismo instante en que recoges el paquete caído y te da un vahído al levantarte otra vez rápido… Ahí, ¡zas! lo ves. De repente, lo ves clarísimo.

Cuanto más lo piensas más sentido adquiere… ¿Cómo no se te había ocurrido antes? Estaba ahí todo el tiempo… Llegas a casa. Lavadora, deberes, cenas, cuentos, a niños a la cama y, a la que tienes un ratito, te pones. ¿Cómo era? Ah, sí. Logras recuperarlo, sigues dándole vueltas un par de días. Te compras un par de libros al respecto… Tu entusiasmo crece. Todo lo que lees ha sido escrito para ti… Ves señales por todas partes. Te pones, empiezas, parece hecho a medida. Todo marcha y observas que hay posibilidades y ¡de repente! otro buen día, empiezas poco a poco a desinflarte… Lo achacas al cansancio, a que adónde vas con eso, que no se pueden estar empezando cosas nuevas cada dos por tres… parece como si todos aquellos signos alentadores que veías por toda partes, se transformaran, de la noche a la mañana, en claras señales en contra lo que hace tan solo un par de semanas calificabas de gran idea. (Estarás de acuerdo conmigo en que todo eso sucede en tu cabeza. Que los signos están ahí quietecitos, sin decir ni mu, y eres tú la que se empeña en atribuirles todos esos significados positivos. La buena noticia es que los negativos también te los inventas tú). Lo vas dejando. Lo dejas. Ya está. Otro proyecto fantástico al cubo de la basura. Otro pedacito de fantasía muerto. Otro sueño que se escurre entre tus dedos. ¿Qué ha pasado? ¿Adónde fue todo entusiasmo?

¿Por qué? ¿A qué se debe este fenómeno, a la falta de constancia? ¿A que se debe esta pérdida de fe? Dejas de creer en el proyecto e ipso facto perece. Creo que lo que muere es el entusiasmo depositado inicialmente. Al principio del proyecto todos tus movimientos alimentan ese entusiasmo. En algún momento esto se detiene y la flor imaginada se marchita antes de florecer. ¿Y si…?

¿Y si, se tratara, simplemente, de seguir nutriendo ese entusiasmo constantemente y dejar que él se encargara del resto?

Anuncios

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Entusiasmo… ¿where are you? en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: