Protesta vs. lamento

diciembre 2, 2012 § Deja un comentario

3969200299_6198c452f1 (1)

Somos unos llorones. Me refiero a los españoles. Somos unos llorones porque nos dedicamos a lamentarnos de las cosas pero a la hora de mobilizarse para cambiarlas… ¡aaaay!

Es bastante habitual la imagen del padre de familia rajando en el comedor frente a la tele dándole la matraca a su mujer, que ha aprendido a pasar  modo “la esposa automática” y hacer como que sigue la conversación con pequeños movimientos de cabeza (mientras repasa mentalmente la lista de la compra o el calendario de vacunación del pequeño) y a sus hijos que con un poco de suerte llegan a la adolescencia y les importa lo que cuenta su padre poco menos que un pito. Eso no es protestar. Eso es ser un protestón, un refunfuñón. Eso es lamentarse, autocompadecerse de “mira en que mierda de país me ha tocado vivir”. Eso no va a cambiar el mundo.

Protestar es otra cosa. Se puede protestar de buen talante. Mucho mejor si es con argumentos imbatibles. Por supuesto, que si protestas lo ideal es llegar a cuanta más gente mejor con tu mensaje, hacerte oír. O sea resumiendo:

1. Se localiza lo que está mal

2. Se buscan y proponen alternativas

3. Se proclama el mensaje

4. Se propaga para que llegue a una audiencia lo más grande posible.

Aquí un ejemplo de gente que protesta de buen talante. Claro, a nosotros, acostumbrados al discurso cabreado y a los improperios nos da risa que médicos, enfermeros y auxiliares se pongan a bailar en la calle para defender la sanidad pública. Sí ríete, ríete… cuando tengan que operarte porque estés malito te acordarás del vídeo.

Aquí el vídeo

Parece que se lo estén pasando bien ¿verdad? Y seguramente se han echado unas risas pero ¿sabes qué? ¡Están protestando! Algo que muchos hace tiempo que no hacemos. Nos están diciendo “en la sanidad pública de este país algo falla y no podemos permitir que siga así, hay que actuar”. Quieren llegar a cuanta más gente mejor y buscan una forma divertida de hacerlo. Buscan que la gente que pasa por la calle los mire y se pregunte “¿qué pasa aquí?”, buscan que los internautas compartan el vídeo en la red. Protestan de buen talante y consiguen llegar a mucha gente… o casi.

Qué pena que la noticia no trascienda y se comente de modo anecdótico “mira, qué cachonda la anestesista, ha montado un flashmob en el Hospital Doce de Octubre”. El personal sanitario ha logrado lo que quería: atraer el interés público y a las cámaras pero en lugar de enumerar  junto a las imágenes, los motivos concretos que conducen a estas personas a manifestarse o las mejoras que reclaman, ¿qué nos muestran? ¡Los pasos de baile! Lamentable. Cómo cargarse una buena iniciativa o la censura de los tontos.

Imagen gentileza de: OpenCourseWare

Anuncios

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Protesta vs. lamento en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: