Fer pinya…

octubre 22, 2013 § Deja un comentario

(Literalmente: “Hacer piña”)

¿De merienda, de postre, de cena? Puede que estés pensando en esto…

Pero no… la cosa no va por ahí. Permíteme que te explique lo que es la “pinya” de la que te hablo.

Esto sí que lo conocerás, lo tienes que haber visto si has pisado tierra catalana alguna vez, porque en mi tierra cualquier excusa es buena para montar un “castell”.

El proyecto reúne a gente de todas las edades, todos locos y valientes a partes iguales. El reto consiste en montar y desmontar con éxito la torre humana. Cuando algo falla y la construcción se viene abajo, no se le puede atribuir el fallo a nadie en concreto. Suele ser el resultado fatídico de un cúmulo de “errores”. Se trata de un ejercicio que requiere unas cotas de concentración extremadamente elevadas. Olvídate del multitasking, has de estar por la labor, porque te juegas el tipo (el tuyo y el de los demás). Estas peñas se pasan todo el año ensayando sus castillos. Sin parar, arriba, abajo, a menudo caen, a veces lo logran, un día tras otro, sin decaer. O decayendo pero volviendo al tema. Es una cuestión puramente mental, dicen ellos mismos. De concentración. Has de poseer la fuerte convicción de que lo vas a lograr y no dejarte distraer por ningún otro pensamiento.

Esos son minutos en que uno no piensa en sí mismo sino en los demás, en los que están por encima de ti, en los que están por debajo y de ese pensamiento depende el éxito común. Hombros morados en los días posteriores, como poco. Son todos una sola entidad, un sólo cuerpo. Nadie trabaja por su cuenta. Hay un jefe que da instrucciones. Y de ese trabajar al unísono depende el éxito de la operación.

Arriba de todo: los niños. Abajo: los más robustos. No puedes pensar, sólo subir con cuidado para no romper el equilibro o soportar con firmeza la torre con la única ayuda de tu cuerpo tu faja y ese contrafuerte humano que se desparrama por toda la plaza. Concentración total y absoluta. Un cúmulo de sensaciones, nervios, tensión preceden al sonido de las grallas. Luego ya no puedes permitirte nada de todo eso. El silencio es sepulcral y tienes que comerte tus emociones hasta que la “enxaneta” corone la torre alzando el brazo. En ese momento, la plaza es un clamor. Un clamor que puede hacer que la torre se tambalee. Hay que desmontarla, sin prisa pero sin pausa, tratando de guardar la fuerza necesaria para el descenso. Ver las caras de los de abajo duele, te parece sentir su dolor (porque eso tiene que doler).

Creo que estas peñas son los mejores embajadores del pueblo catalán. Observad aquí como se forma la piña. Todas las fuerzas se concentran de forma radial hacia un punto, la base de la torre. A mí me parece algo muy bello.

Al final de este otro artículo encontrarás imágenes preciosas que muestran la geometría perfecta de esas piñas, metáforas alucinantes de cómo, literalmente, la unión hace la fuerza y levanta castillos en las plazas más ásperas. Y ese espíritu de colaboración para hacer un lugar más grande, creo, tiene mucho que ver con lo que hacen en Unadocenade.com que ayer, precisamente, tocaba el tema “Cataluña”

¿Y a nosotros qué nos va a pasar? ¿Qué va a ser de catalanes y españoles si no logramos “hacer piña”?

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Fer pinya… en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: