La caduca dicotomía española

noviembre 16, 2013 § 2 comentarios

¡He empezado este post queriendo escribir un tweet! Los 140 caracteres se me quedaban cortos, así que me vine aquí… Se me ha ido de las manos, lo siento. Este era mi tweet inicial:

Lo que mata a España es el estúpido enfrentamiento entre izquierdas y derechas. El día que justos y honestos se unan contra chorizos y mangantes de cualquier color, ese día ganaremos todos. (-49)

¿No os dais cuentas? Yo tengo amigos de ambas tendencias, porque no eres del color que te declaras, sino que tus actuaciones te delatan. Ser de izquierdas es muy fashion, sí, pero muchos de los que se declaran acérrimos izquierdistas no se comportan como tal en sus vidas cotidianas. ¿Qué me estás contando? También conozco gente que se declara de derechas que es tolerante, culta y progresista (las medallas que habitualmente se cuelga la izquierda). Ser de izquierdas o derechas ya no dice nada, por lo menos a mí. Es cómo decir que eres más de mar o de montaña, como si lo uno fuera excluyente de lo otro. No creo que lo sea.

La cuestión es ser honesto o ser un aprovechado, ser trabajador e intentar producir o ser un lince en busca de modos de chupar del bote común. La casta político/monárquica de hoy en día (salvo excepciones, que siempre las habrá, digo yo) da asco.

Una vez me dijo un amigo que “es que yo no me lo montaba bien”, que si yo quería progresar en mi vida profesional, tenía que convertirme en palmera.

– ¿Palmera? -dije yo.

Palmeral de Elche

“No, que no te enteras… ¡Palmera!” -dijo él. “Sí, mujer, los que dan palmas, mira te lo cuento que es muy fácil: Tú elige un partido ¿eres de izquierdas o de derechas? Bueno, mira, en el fondo eso da igual. Tú eliges uno y te dedicas a dar palmas a tu partido. Tarde o temprano, cumpliendo la ley de la pendulitis política española,  tu partido llegará al poder. Cuando te toque, si te lo has currado mínimamente y has sino buena palmera, algún cargo te caerá y ya estás en el tren. ¡Y a vivir!”

FlamencopuroPalmeros

– ¿Así de simple? -dije yo.

– “Así de simple” -dijo él.

Me da la sensación (ojo, que puede que me equivoque) que son muchos en este país los que intentan desesperadamente subirse a ese tren o al del funcionariado. Los trenes chollo. Cúrratelo a tope y cuando llegues, ya te puedes relajar. En la vida (a menos que te apellides Hilton) no te puedes relajar jamás. La vida es curro constante e igual que cada día respiras un montón de veces, en una vida te lo has de curar constantemente. No puedes dejar de hacer cosas, ni de aprender, ni de ser amable con la gente a tu alrededor jamás. A veces, la gente que se siente “a salvo” en un puesto de trabajo intocable y se relaja en ese y otros sentidos.

Me pondría a llorar.

Tengo más de 40 años y sigo escuchando lo mismo que cuando era niña: “La culpa es del gobierno de derechas”, “los socialistas, que son lo peor”. Que sepáis que me hartáis por igual… A veces, en momentos de lucidez alguno suelta un “si es que son todos iguales”. Esa es la clave, por alguna razón, o bien son todos iguales, de entrada, (los que se sienten atraídos hacia los puestos de gobernante) o terminan siéndolo, como nos contaba George Orwell. Da igual, el caso es, ¿no veis que los conceptos izquierda y derecha, por lo menos en España, hace tiempo que no existen? ¿Por qué seguimos refiriéndonos a ellos con esa vehemencia? ¿Alguien recuerda un programa político serio y diferenciado en los últimos años? ¿No os dais cuenta de que el enemigo no es la fuerza política contraria, sino esa actitud general del “mínimo esfuerzo” y “los malos son los otros”?

“Si haciendo el doble me van a pagar lo mismo, pa eso hago la mitad… y si encuentro la manera de logar el mismo beneficio no haciendo nada, entonces soy un crac y un modelo a seguir. Mis amigos me van adorar cuando se lo cuente. Todos querrán ser como yo.”

¡¡¡No!!! No, No… No vamos a salir nunca del atolladero. A lo mejor resulta que al final no está tan mal lo de salir fuera de España (aunque ahora mismo en muchos casos sea a la fuerza) y ver otras actitudes, otros planteamientos. Igual con eso aprendemos y nos traemos esa forma de vida de vuelta a España. Si es que nos atrevemos a volver.

El Gobierno reconoce que para ser asesor del presidente no hace falta ninguna titulación. Escandaloso. “68 asesores del Presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, no poseen graduado escolar.” Nada en contra de las personas sin estudios pero yo creo que para asesorar (sobre el tema que sea) uno necesita cierta capacidad de abstracción, que se supone reforzada por el estudio y el trabajo intelectual. Tener una formación profesional es muy honroso, pero no me jodas que vas a ser capaz de ofrecer asesoría al gobierno. O sí. No sé, ya ni me atrevo a pronunciarme. Cada cual saque sus conclusiones pero, a mí me parece esto va en la línea de la teoría del palmero. Va a ser que tenía razón mi amigo, porque nosotros somos cinco y seguimos viviendo en un piso de menos de 70 metros cuadrados. Obviamente, algo hacemos mal.

“Son de derechas, son de derechas, son malos, ¡que les cooooorten la cabeza!” Oh my God! Pero ¿de qué se sorprende la peña? Si eso no es nuevo en nuestro país, tal vez los más jóvenes no recuerden a nuestro ministro electricista del PSOE. Carrerón: en las dos líneas de su biografía en Wikipedia queda clara su trayectoria: clase trabajadora (con todo los respetos, que nadie de mi familia ha logrado jamás escapar al cerco de la clase trabajadora ¡y a mucha honra!) –> Sindicalista –> Ministro. No esta mal… Puede que tú que me lees tengas un Máster en Dirección de Empresa y estés considerando largarte de España por falta de oportunidades. Bien ¿y no has pensado en meterte en política? Necesitamos sangre nueva, gente formada y honesta que quiera gobernar para levantar el país y no para enriquecerse y montarse un chalet en Marruecos donde vivir como Dios el resto de sus días. Gente que realice una labor exquisita por su país, que aporte tal cantidad de mejoras que no quiera abandonarlo jamás. Por supuesto, yo te hablo desde el exilio. Consejos doy que para mí no tengo. Tampoco tengo un Máster en Dirección de Empresa… pero sé hacer ganchillo y otras cosas.

Jamás he sabido exactamente dónde debía situarme a nivel político. Creo que, en el contexto de la política española, no tengo más remedio que declararme absolutamente apolítica. Me aburre la gente que se limita a echar las culpas de todo al partido gobernante de turno. Parémonos a pensar y hagamos algo que cambie la dinámica de nuestro entorno en la dirección que quisiéramos que evolucionara el mundo. Tal vez, si todos trabajamos por un mundo mejor lo lograremos, pero desde luego no vamos a lograr un mundo mejor exigiendo que nos lo den los que gobiernan. Cuánto daño han hecho los cuentos de hadas madrinas. Estamos demasiado acostumbrados a pedir deseos en lugar de currárnoslos. Aunque, la verdad, yo voy a seguir pidiendo en mi  carta a los Reyes Magos “gente buena (me refiero a buena gente) y preparada que nos gobierne”.

Y aunque me carga un poco tanta cita suelta, voy a terminar esta entrada con una de Mahatma Gandhi, que me encanta:

“Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”

Anuncios

§ 2 respuestas a La caduca dicotomía española

  • Hacía mucho que no leía un análisis de la realidad política española tan bueno, porque siempre todos intentan barrer para su casa. Pienso igualito que tú, ser de derechas o de izquierdas aquí no significa absolutamente nada, estamos en manos de cuatro sinvergüenzas/mangantes/delincuentes. Un asco!!
    Enhorabuena por este post tan acertadísimo!
    Un beso apolítico:-)
    P.S. Y abajo los palmeros oportunistas!!! 😦

    Me gusta

  • paula sd dice:

    Suscribo 100%. El problema es de fondo. Esa graciosamente conocida como “la picaresca española”, que de jocoso tiene poco, es lo que lleva a la gente a hacer diferencias entre robar y ROBAR. A ver, señores, que aprovecharse del sistema pasa factura, y es igualmente robar mentir para conseguir una subvención o una baja laboral, que los dineros que el Sr B. se ha quedado de un partido político.
    Así que, mientras sigamos así, así nos lucirá el pelo….Crisis implica cambio, y aquí, de cambio, veo poco.

    Me gusta

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La caduca dicotomía española en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: