La maternidad una opción, NO una obligación

diciembre 24, 2013 § 6 comentarios

Es Navidad… Qué tema más incómodo el del aborto ¿verdad? Buen golpe de efecto, señores políticos.

Siempre pensé que yo era “anti-aborto”. Hoy he decidido reflexionar sobre esta cuestión tan incómoda y he llegado a una (para mí por lo menos) “sorprendente” conclusión.

Siendo niña vi esa película en el cole, en la que un feto lucha de forma impotente contra un bisturí que quiere (y logra) descuartizarlo. Jamás pude borrar esa imagen de mi mente. Habrá quien encuentre patético mostrar esas imágenes a las criaturas (como terrible es hablarles a los niños de una guerra mundial en que sus antecesores fueron los malos) pero, en realidad, eso es información, son datos. No hay que cerrar los ojos a la realidad. Hay que tomar decisiones de forma consciente, a sabiendas de lo que estas acarrearán.

Ahí va otro dato:El aborto inseguro es una de las principales causas de lesiones y muerte entre las mujeres en todo el mundo.En otras palabras: es una cuestión de salud pública.

La primera vez que quedé embarazada fue de la persona a la que quería, con la que quería tener una familia. Esa persona ya tenía una familia y la situación no era la más propicia, tenía muchos números para tener que seguir adelante con mi embarazo en solitario. Aún así, decidí desde el minuto cero que iba a tener a mi hija, con lo que fuera. Yo NO tenía 15 años, tenía 32. Tenía estudios y esperanza en el futuro, tenía un trabajo temporal pero confiaba en mi buena suerte, tenía una familia que ofreció su soporte. No estaba sola y quería ese bebé. Lo tuve y ha sido una de mis mayores fuentes de alegría.

Dos años más tarde, di a luz a las 21 semanas a un niño prematuro, pequeñito, que murió en mis brazos y se llevó parte de mi alegría consigo. Esa persona a la que arropé durante 20 minutos sobre mi pecho, resultó no ser más que un feto, a efectos de la ley, en palabras de la señora de la funeraria que me contaba todo aquello a lo que “una cosa que no es persona” no tenía derecho. Quedé muy tocada en todos los sentidos y cuando 3 años más tarde empecé a plantearme un nuevo embarazo, había otras circunstancias que lo impedían.

Mi tercer embarazo llegó al cabo de 6 años. Ni me planteé la amniocentesis, que nos proponían, porque el riesgo de aborto espontáneo que conlleva me resultaba excesivo y, aunque nos hubieran dado según qué noticia, habríamos tenido serios problemas para decidir abortar. Somos un poco fatalistas, sí. Llenos de confianza, decidimos asumir lo que llegara. Una opción personal que seguro habrá quien no comparta.

Cuando lo pienso, creo que para mí abortar no ha sido nunca una opción o, por lo menos, no lo ha sido en las situaciones que hasta ahora me ha tocado vivir.

Sin embargo, yo no he vivido todas la situaciones posibles e imaginables y no siento tener la autoridad moral para oponerme a que otras personas aborten un embarazo no deseado, por mucho que pueda apenarme la situación. Yo no vivo su vida, ni su circunstancia. Yo abogo por la educación, la información, el ofrecer opciones, alternativas, ayudas… Lo que sea. Enseñar por todos los medios a evitar embarazos no queridos. Dar esperanza. Lo que hoy parece el fin del mundo puede ser lo más grande… El aborto, para mí, es la última opción. Abortar NO es como sacarse una muela. Es muy duro, tanto física como emocionalmente. Es una opción al límite. Ahora: las personas que están a favor de la ley del aborto no “quieren” abortar, quieren que las mujeres puedan contar con esa opción, que es algo diferente.

El caso es que, ilegalizar el aborto quiere decir lo que hasta los más tontos saben: que la gente que se lo pueda permitir seguirá abortando en condiciones, en países con normativas más permisivas, mientras que los más humildes volverán a métodos ancestrales y se dejarán la vida en ello. Otra vuelta de tuerca de la hipocresía que enferma nuestro país.

Yo no quiero que mis hijas se encuentren jamás en la tesitura de tener que plantearse siquiera someterse a semejante intervención. Si llegara la situación intentaría darles todas las opciones y ayudas a mi alcance para impedir que tomaran una decisión tan drástica e irreversible, pero si llegaran al extremo de optar por no seguir adelante con una gestación, quisiera que tuviesen la posibilidad de recibir la asistencia correcta, en un entorno adecuado y no que tuvieran que ponerse en manos de cualquiera.

Los que tranquilamente se proclaman a favor de esta nueva ley anti-aborto, o bien tienen la certeza absoluta de que a sus hijas JAMÁS les va a suceder algo así o bien saben que, llegado el caso, tienen la pasta y los contactos para mandarlas a donde sea… siempre de forma discreta, claro.

Yo no deseo que se produzcan abortos pero no creo que esta ley vaya a impedir que se realicen, lo único que impedirá es que se realicen en condiciones. Lo único que haremos será incrementar el número de decesos. Ya no se trata de elegir entre lo bueno o lo malo, sino de elegir entre lo malo… y lo peor.

Ayer, al terminar este borrador me acosté para darle un par de vueltas más antes de publicarlo. Para mi sorpresa me he encontrado hoy con un post de Lucía Etxebarria que merece mucho la pena.

El País / The Huffingtonpost / El MundoDie Deutsche Welle (español)

Sea cual sea tu opinión, eres muy bienvenid@ a compartirla y argumentarla en los comentarios.

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ 6 respuestas a La maternidad una opción, NO una obligación

  • laly dice:

    y ya estamos con el catalan! yo re copada me lei todita tu nota, de lo mas inmersa en el tema. Al final, click sobre el link…. YYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY… no entiendo un cornoooooooo!
    esto no se hace nuria! me has dejado con la pica.

    Ahora hablando en serio, nunca me habia planteado las cosas com las planteas vos… me dejaste pensando…

    Me gusta

    • nurananu dice:

      ¡Tienes razón Laly!
      Acabo de enlazarlo a la versión en castellano. Pruébalo otra vez. Vale la pena leerlo.

      La verdad es que es un tema muy delicado. Generalmente, huyo de temas delicados y evito pronunciarme. Esta entrada, en realidad ha sido un ejercicio de reflexión para mí misma.

      A menudo, juzgamos las cosas a partir de nuestra experiencias personales que no son en absoluto extrapolables a los demás, como las de los demás no son extrapolables a nosotros… Me estoy liando.

      ¡Un besito!

      Me gusta

  • Maruta dice:

    Nuria, totalmente deacuerdo, las mujeres que abortan pasan por un infierno antes durante y mucho tiempo después de haberlo hecho. Es una opción límite cuando todo esta en contra.
    Por favor no más zancadillas a las mujeres. Este país es cada vez más de charanga y pandereta y me dan unas ganas locas de cambiarme de nacionalidad.

    Me gusta

  • Coincido totalmente contigo! Es una decisión que no puede ser sacada de contexto. Un abrazo.

    Me gusta

  • Que el aborto esté legalizado, no significa que sea obligatorio. Y todo lo no tiene ley da lugar a la clandestinidad.

    Me gusta

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La maternidad una opción, NO una obligación en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: