Año nuevo, post nuevo

enero 7, 2014 § Deja un comentario

(a día 7 de enero, qué huevos los tuyos)

Roscón de Reyes (foto de Gaby, artista detrás de “Labuki”)

En fin, FELIZ AÑO NUEVO.

Estoy viendo venir que me vas a hacer partícipe de tus reflexiones post-Roscón de Reyes. ¿Es así?  Así es. Mira que me lo estaba temiendo.

Sí. Ya. Roscón. Mantener las tradiciones extramuros es más fácil cuando tienes amigas que se aplican y te lo sirven en bandeja. Aquí los créditos son para Heidi (roscón) y Diana (chocolatito). La carta a sus majestades la has obviado este año… todavía estás pensando bien qué es lo que REALMENTE quieres (no vaya a ser que se cumpla). Ardua tarea.

Ayer te enteraste de un par de cosas: Una amiga tuya está embarazada; otra, que creías que había dado a luz ya (a la que incluso llegaste a felicitar en Facebook), sigue encinta… y tus “casi socias” a las que dejaste plantadas en el altar de las empresas, ponen en marcha su proyecto ya. Ni que decir tiene, que te alegras enormemente por ellas, que tus razones tenías para apearte del proyecto pero que un punto de envidia sí que te da. No lo niegues.

Presientes que va a ser año de cambios.

Tienes ganas de cambios. La verdad es que llevas una de cambios en los últimos años que te has vuelto como adicta a ellos y nada te da más pavor que el estancamiento. Ayer tu amiga, la del chocolatito, te empujaba a buscar un trabajo a jornada completa. “Si todo el mundo lo hace” -te decía- es cuestión de ORGANIZACIÓN. Será. Pero tú aquí, sin abuelas de las que echar mano ni varitas mágicas, con tu estatus actual de madre de tres (uno de ellos como el perro porculero del hortelano, que ni duerme ni deja dormir) no lo ves del todo viable. Despojada de energía, no supiste cómo decírselo sin sonar floja. Mira qué floja eres que se lo tienes que decir por aquí. O peor, no sabías que contar y te pones a hablar sola en voz alta. Eso es de vieja. ¿Eres vieja ya?

No. No lo eres.

Estás a las puertas de tu tercera adolescencia: Adoleces de privación de sueño y confusión general. Adoleces de… ¿miedo al fracaso? ¿Inseguridad? ¿En serio? No te lo crees ni tú. A estas alturas del partido has acumulado los suficientes (fracasos) como para saber que estos son los que te hacen crecer y que de las crisis se sale renovada y con más empuje. Ya. Bueno. No sabes. No me seas chorras y ponle remedio a tu dolencia. Yo que tú tomaba algún complejo vitamínico y, de paso, un par de DECISIONES que, para qué engañarnos, es tu talón de Aquiles. Vas por el campo comiendo flores como una oveja y lo que tendrías que hacer es agazaparte, echarle el ojo a tu presa (entiéndase el sentido metafórico deseado), dejarte de hostias e ir a por ella como el rayo… antes de que se te pase el arroz. El otro. El profesional.

¡Pero qué tonta eres, joder!

Reyes Magos de Ovejitabe

Reyes Magos de Ovejitabe

Este año déjate de pedir deseos y toma decisiones, leñe. Diles: “Sorry, Kings, este año no me he pedido nada porque me he propuesto tomar las riendas de mis satisfacciones”. Lo entenderán. Todos somos adultos.

Hala, para ponértelo más fácil, aquí una chuleta que te ayudará a aclarar las ideas y a avanzar.

decisiones

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Año nuevo, post nuevo en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: