26 horas en Stuttgart ¿Qué hacer?

febrero 4, 2014 § 8 comentarios

IMG-20140203-WA0000

Bueno, teniendo en cuenta que el motivo de tu escapada a Stuttgart es una reunión que se alargará casi 5 horas alcanzando cotas inusitadas de surrealismo y dejando tus sensores parcialmente maltrechos (restaremos 1 hora de recuperación por esta cuestión). Más la hora y media computada para los trayectos de ida y vuelta, tendremos que descontar unas 7,5 horas. De las 26 te quedan ahora 18,5.

Empecemos por el principio

Nada más llegar, tras perder 1 hora con el check-in y los malditos dispositivos portátiles que no querían conectarse a la maldita wi-fi del hotel, salimos hacia nuestro objetivo vital anterior a la reunión: COMER. A punto estábamos de sucumbir ante la certeza de que no íbamos a encontrar un restaurante abierto a esas horas (hora de comer española), cuando por arte de magia encontramos un pequeño restaurante francés ¡abierto! en la Schwabstraße 92: Le Tonneau. Del que hablan muy bien aquí. Oye, y con razón. Muy recomendable. La señora, rubia, bajita, francesa, exquisita nos encasquetó las últimas raciones de pollo con patatas que le quedaban (que dicho en francés suena mucho más chic) y medio litro de Vin du Pays… que nos dio ánimos para acometer la reunión de marras con alegría. Échale hora y media. ¿O fueron dos? Te quedan unas 15,5 horas…

IMG-20140204-WA0001

Tras LA REUNIÓN. (Abajo adjunto el acta de 10 páginas)

2 merecidísimas horas de cena revival

Cerveza Shinga en mano, fideos asiáticos y una amistad antológica, de aquellas que te conocieron sin canas y con granos (o casi). No brindamos por aquellos tiempos (que pa qué) sino que brindamos por los que están por venir porque (momento serio): el futuro se contruye sobre el presente y no sobre el pasado. Creo que la frase me la acabo de inventar, a menos que me haya traicionado el subconsciente y alguien pueda demostrarme lo contrario, con datos contrastados. Creo que pasamos la mayor parte del tiempo maquinando qué íbamos a contar de nuestra salida nocturna, para dar mucha envidia aun siendo verosímil. Optamos por contar la verdad sin adornos. Quedan 13,5 horas.

IMG-20140204-WA0000

¿… y lo del pernoctar?

Claro, ten en cuenta que tendrás que descansar tu maltrecho y extenuado body en algún sitio de color turquesa como el Motel One, que además de ser turquesa queda a tiro de piedra de la estación y a mitad de camino entre la legendaria reunión y tu objetivo turístico: El museo cuya fachada dibujaste 24 años atrás en tus clases de geometría descriptiva (véase la Staatsgalerie). Yo me decantaba más hacia este albergue (ahí lo dejo como dato) pero mi amiga, que sí conocía la topografía del lugar, me hizo notar que el albergue en cuestión estaba más cuesta arriba que cuesta abajo y que nos convenía ir como señoras (que ya toca hombre, pa una vez que salimos).

Contabilizaremos 6 parcas horas de sueño, que no es plan de perderse ese desayuno buffet en el que desayunarás por ti y por todos tus compañeros, como si no hubiera mañana. Échale 1 hora de tele, 1 hora de puestas de pijama y acicalamientos matutinos, 1,5 de desayuno… Sí, sí el desayuno es fundamental, sobre todo los días que no piensas hacer nada productivo. En total, restaremos 9,5 horas… Vaya, te quedan 4 horas. Habrá que aprovecharlas.

El momento museo

Y al museo que nos fuimos a quemar los últimos cartuchos. 24 años esperando para ver el edificio y… ¡¡¡le ponen un adamio!!! Pero ahí estaba y lo vimos. Nos sacamos la foto de rigor frente a la fachada ondulada que nos hizo sudar tinta allá por el año 90 y pudimos constatar que la fachada sigue ahí y nosotras también, que ya es mucho.

20140202_105911-1000

20140202_110214-1000

Durante la visita me surgieron algunas preguntas. Por ejemplo, si coges una cachomierda y la descontextualizas… ¿se transforma en ARTE o sigue siendo una cachomierda? Sí. Conozco el dadaísmo pero ya vale ¿no? He pasado muchas horas en obra y he visto muchos rincones como ese. Jamás se me habría ocurrido hacerles hueco en un museo. #noentiendolasinstalacionescontemporaneas

20140202_112831-1-1-1000

Tras sacar esta foto, me prohibieron sacar más (no vaya a ser que les copiáramos la cachomierda en otro lugar) y como pa chula yo… me puse a hacer las fotos más inauditas. La premisa ya no era “me interesa el objeto” o “NO me interesa pero saco la foto pal blog”, sino “desde esta esquina no me ven”. Hasta que mi amiga me mencionó las cámaras y depuse mi actitud transgresora. No fuera a ser que me sacaran los colores a la salida, que a las 14:12 tenía que estar montadita en mi tren de vuelta a casa y ya íbamos justicas de tiempo.

20140202_113408-1-1000

Aprendimos, porque viajando se aprende, que no siempre el negro es el color predilecto de los arquitectos,

20140202_105648-1-1-500

… que un suelo verde es posible e incluso deseable,

20140202_111813-1-500

… y que los tranvías pueden camuflarse.

20140201_134340-500

Ya para terminar, un consejillo.

Recuerda: Si vas a cabrearte con tu interlocutor, por lo menos que sea en un lugar emblemático. Es la manera de convertir una pequeña disputa, en un momento inolvidable. 🙂

IMG-20140203-WA0003-400

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ 8 respuestas a 26 horas en Stuttgart ¿Qué hacer?

  • Frau Beluga dice:

    …Uy, uy, uy! el tema del “para que sirve” aplicado al Arte, da para mucho…menos mal que tienes aprobadas las asignaturas de “Estética del Arte” e “Historia del Arte”, a fecha de hoy… imagínate a estas alturas sentada en alguna de las aulas del “edificio Coderch”, junto a yogurines/as ( 20años más jóvenes que tú ), asistiendo a algunas de las clases del A. Pizza ( o tú eras del Álvarez?)…Yo, por cierto, no tendría ningún inconveniente en volver a las clases del primero 😉
    Y NO, no fui yo la que gravó el nombre del Pizza en las puertas de los lavabos de chicas con un cúter ;P

    Me gusta

  • nurananu dice:

    Yo ya… a estas alturas de la vida… me resulta muy difícil ocultar que para temas artísticos no tengo mucha sensibilidad. Lo admito. Sobretodo si el tema artístico en cuestión es una señora de la limpieza (de cera, estamos casi convencidas que era de cera) tirada en el suelo, con la mirada perdida hacia una esquina. Tengo el “pa qué sirve” siempre en la punta de la lengua, como si todo tuviera que servir para algo!
    Tenemos que quedar un día para desayunar, buffet. (Dime cómo escribes y te diré como comes… 🙂

    Me gusta

  • Ja, ja, aún me parto de risa con lo de la cachomierda convertidad en arte… yo tampoco entiendo el llamado “arte moderno”, pero parece que si lo dices eres una ignorante o una palurda 😀
    Bueno, si alguna -improbable- vez visito Stuttgart, ya sé a dónde ir. Y por cierto, mi debilidad son los desayunos buffet de los hoteles, me pongo las botas (como bien has dicho, “por ti y por todos tus compañeros, como si no hubiera mañana” :-D) con todas las clases de bollos y pastelitos que ofrecen (el bacon y las cosas saladas para el pariente, a mí a esas horas no me entra nada menos dulce que un zumito de naranja).
    Un beso con gorro!! 🙂

    Me gusta

  • remorada dice:

    yo tampoco entiendo las instalaciones!

    tengo dos amigas en Stuttgart, ya me ha dado ganas de volver, pero llevar el teléfono solo para hacer fotos destrangis 😛

    Me gusta

    • nurananu dice:

      No te olvides el teléfono! Es fundamental. Yo llegué a depurar mi técnica hasta tal punto que cuando estaban a punto de pillarme, hacía deslizar mis ojos sobre la pantalla-visor (porque seguía en modo camara) así como si estuviera resiguiendo las lineas de un email y poniendo cara de Mister Bean. Me lo pasé teta infringiendo la ley…

      Me gusta

  • Frau Beluga dice:

    Yo no lo hubiera descrito mejor!…(menos mal que has dejado fuera el guiño que nos hizo el Madelmann que conducía el tranvía tuneado, no vaya a ser que nos traiga algún que otro problemilla!)

    Me gusta

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo 26 horas en Stuttgart ¿Qué hacer? en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: