Tranquila, mamá… que a mí no me pasará

junio 16, 2014 § 30 comentarios

girls sharing

Situación: Saliendo del cole, cargadas con la cartera de 200 kilos y la bolsa de natación y empujando el carrito por el que se encaramaba su hermano menor. Vamos de camino a la clase de español o a fisioterapia para su espalda… ya no lo recuerdo. El caso es que salimos del cole y vamos hacia algún sitio con relativa prisa.

Delante de nosotras un grupo no, una manada de adolescentes. Sin prisa. Ocupando todo la acera (y parte de la calzada). Toooodas con teléfono móvil, chupas de cuero, cabello lacio y largo, labios rojo pasión y vaqueros de estos ajustados (¡Jeggings!). Marcando culo y pantorrilla… ¡ah! y manoletinas. Todas idénticas. Calcadas. Caminando igual. Mascando chicles cual veteranas de Vietnam y riéndose a carcajadas de sus cosas, pasean sin prisa su lozanía (esa que te da una edad en las decenas) y un punto choni considerable. Absortas en su mundo (que, por supuesto y aún habiendo pasado por ahí, “no podemos ni de lejos comprender”) caminan, gritonas, ajenas a que su actividad bloquea cualquier otro modo de vida sobre la acera.

Mi hija (9) se sonríe, me da un codazo y me dice por la bajini: “Qué tontas ¿no?” Y yo (que en esos momentos me la habría comido a besos) vuelvo rápidamente de mi ensoñación mi-nena-no-va-a-ser-así y, poseída por el espíritu de la contradicción, le espeto: “Aunque te parezca mentira, así vas a estar tu en tres o cuatro años” y ella, casi ofendida “mamaaaa… cómo puedes decirme una cosa así…”

Y… “bueno, la probabilidad es muy alta… y te caeré fatal. Tus amigas serán lo más y yo seré una petarda que se interpone entre tú y las cosas que te interesan… yo que sé, es así…” Me miraba anonadada y yo, en un intento de minimizar el impacto de mis palabras: “… pero la buena noticia es que luego se nos pasará”.

Pobrecica mía. Me miraba como debió mirar la madre de Edipo al Oráculo, con un “pero qué me estás contando” en sus ojos enormes.

No quiero que suceda. Pero sé que tiene que enfrentarse a mí, que es parte de su desarrollo… Me da veinte patadas convertirme en algo molesto para mi hija. Se que los conflictos que ahora tenemos van a quedar en nada. Y que eso va a suceder en breve. Que vamos a tener jaleo. Y creo que es buena táctica el verlo venir y dejarlo llegar. Recibir el conflicto con los brazos abiertos y entregarte a él, que igual que llega pasará.

Me parece que una primera manera de gestionar un conflicto es anticiparlo. No negarlo, ni querer detenerlo. Está ahí, míralo de frente y afróntalo como mejor sepas.

Prepárate para la tormenta porque por aquí ya comienza a chispear…

#HayVidaDespuésDeLos6
Una iniciativa de @MerakLuna que organiza desde su blog Ciclogénesis Implosiva… La blogosfera necesita tu aportación sobre el mundo adolescente… ¿Te unes al proyecto?

La imagen que encabeza el post es de Jason Staten.
Anuncios

Etiquetado:

§ 30 respuestas a Tranquila, mamá… que a mí no me pasará

  • Ains Nuria, qué miedo me da que llegue esa época y convencida estoy que llegará y que todos en mayor o menor medida tenemos que pasar…ufff. Sólo espero estar a la altura y que no me odien demasiado…

    Me gusta

  • Mami Katabum dice:

    O_o yo le decía eso a mis padres, y obviamente pasó lo inevitable. Mi mamá siempre dice que el haber aceptado lo que venía, le hizo 4 adolescencias un poco más llevaderas.
    Espero que cuando llegue el momento, yo pueda hacer lo mismo.
    Muy bien por ti Nuria y que bien por tu hija que te dice que “no te preocupes”, porque aunque lo inevitable llega, no todos los pre-adolescentes dicen lo que ella te ha dicho.

    Me gusta

    • nurananu dice:

      Gracias Mami Katabum!! Sí! qué bien! 🙂 Hoy en otro arrebato me ha dicho que ella viviría conmigo siempreeee!!
      Y yo: “mujer, yo feliz pero tú tendrás que hacer tu vida…”
      y ella: Bueno en el mismo edificio entonces… ¿en la misma calle?
      ¡Me conformo con que sea en la misma provincia! 🙂

      Me gusta

  • Bea dice:

    Tal cual…… Mi mayor me dijo lo mismo… Mami!!!!nque dices!!!!!!! Y bueno…..petarda total….buena niña pero adolescente…….

    Haces bien……

    Me ha encantado y me quedo por aquí un ratin

    Me gusta

  • terenya dice:

    Es inevitable que sean así, yo lo estoy asumiendo aunque me siento muy, pero que muy afortunada porque mi mayor, un tiarrón de 16 años, aún me abraza, me dice que me quiere y me pide su momento por la noche al acostarse donde me cuenta sus miedos y angustias… Se que me quedan 2 telediarios, pero soy feliz con lo que tengo. y esos momentos que por desgracia a veces no aprovecho bastante…
    Con las niñas no me pasa tanto y son más pequeñas… Pero me siguen abrazando y besando. Con eso me conformo ^_^
    Un beso!

    Me gusta

  • He vivido lo mismito que tú a la misma edad que tiene tu hija, o sea, hace un año (la mía tiene diez). Cambiemos la ciudad, cambiemos el momento, las frases no son calcadas, sí muy similares. Mi hija llora cuando le digo que va a tener esa edad del pavo, no puede soportar pensar que va a dejar de estar unida a mí o que va a tener ese aire de gilitonta adolescente. Y yo no puedo siquiera imaginårmela diciendo eso de “déjame en paz” que tanto temo (por no ir a mayores). Me gusta ese rayito de esperanza del final, ¿será verdad que anticipar el problema nos ayudará a llevarlo mejor? Espero que al menos podamos compartirlo y ayudarnos mutuamente a gestionarlo.

    Un besote!

    Me gusta

    • nurananu dice:

      Ay! Bego! que hoy me lo ha vuelto a prometer!!! No quiero que se aleje mi niña. La oigo reír en el baño porque se le ha escapado la ducha y me la ha armado, que lo veo venir… qué cortita es la infancia.
      ¡Me pondría a llorar cuando lo piensoooo!
      Sí! compartamos nuestras penas de madres tribuladas.
      Seguro que ayuda!! 🙂

      Me gusta

  • Azul Celeste dice:

    Así es mi querida próxima dominadora del mundo (que tienes por ahí varias rivales a las que también leo) como mi querida @LoQue : http://loqueahorroenpsicoanalisis.blogspot.mx/2014/04/mas-demoras-en-la-dominacion-mundial.html
    en fín que, ya me desvié por mucho…
    te decía… ASÍ LO ES! te falta nada para ese jaleo y va a durar un buen, qunque sean un par de años, a tí te parecerán SIGLOSSSSSSSS… y a tu adorable criatura que acunabas y a la que le cantabas, querrás zamparle unas cachetadas y un balde de agua fría, pero aún así la amas y soportarás estoicamente una retahíla de eternos ¿Porqué-eres-así-conmigo? ¡Nada-más-al-siguiente-hijo(a)-quieres! ¡Nada-de-lo-que-yo-hago-te-importa! ¡Eres-la-mamá-más-mala! y así por el estilo…
    Pasará, sí pasará… (esperanzas vanas, pero al fin y al cabo esperanzas)…
    ehhh, ¡ah! Sí… un beso y un abrazo 😀

    Me gusta

    • nurananu dice:

      Holaaa!!!
      Muchas gracias por recomendarme a @Loque! No la conocía y… menudo descubrimiento!! Voy a tener que montar una SL con ella para dominar el mundete…
      Lo que me he reído con el post que propones!!!

      Pues eso, a aguatar el chaparrón, llenos de esperanza 🙂
      Gracias por tu comentario!!!

      Me gusta

  • Muy buena filosofía, verlo venir y afrontarlo de cara.

    Recuerdo estar presente en broncas épicas de mis amigas con sus padres porque estos no entendían que las niñitas empezaban a querer hacer cosas diferentes y, después, esas relaciones tardan mucho en arreglarse.

    Me gusta

    • nurananu dice:

      Bueno, Sra Gafapasta, en realidad… es que no se me ocurre de qué otra manera afrontarlo.
      Es como cuando vas a la piscina engañándote a ti misma con que el agua no estará muy fría.
      El agua estará fría. Más vale asumirlo, visualizarlo y no ponerse luego gritar y hacerse la sorprendida por algo más que predecible ¿no?
      ¡Hala, venga, de cabeza! 😉

      Me gusta

  • A ver si de verdad la has impresionado con tus palabras y logras que sea una adolescente medio normal y no como esa manada de borreguitas. Aunque bien pensado, quien más y quien menos hemos pasado por esa etapa tan fastidiosa para los padres.

    Me gusta

  • mamaviviendoenbeta dice:

    Yo estoy pasando por el momento pre-adolescencia con mi hija de doce años, y todas las noches me acuesto pensando…quesepareeltiempo quesepareltiempo…pero no se para, y tengo que reconocer que me da panico, sobre todo no saber estar a la altura.
    Me ha encantado tu post-borrador.
    Saludos¡¡

    Me gusta

    • nurananu dice:

      Gracias, guapa!
      Yo creo que con 12 ya casi que le puedes quitar lo del pre-
      Únete al movimiento #hayvidadespuésrelos6! Anímate! Te quedan 5 días para enlazar y seguro que tienes cositas que contar! Esta semana va de amistades y relaciones. Te esperamos! 🙂

      Me gusta

  • paula sd dice:

    No sabes el acierto de este post para mi…..llegará, sí, y dudo de saber gestionarlo como debo….

    Me gusta

  • Merak Luna dice:

    El problema es cuando, en una situación similar, tu hija de siete lejos de decirte “que tontas, yo no voy a ser así”, de advierte “cómo molan!! Cuándo me vas a dejar tener móvil? Me encantan esos pantalones que llevan. Yo quiero unas princesitas” Y entonces quieres ya empezar a morirte por tiempos…
    Este es el borrador? Hija mía! si lo llegas a pulir…
    Gracias por pasarte y disfruta de la familia!

    Me gusta

    • nurananu dice:

      SI me dice eso, me mueeeeero.
      Rectifico:
      CUANDO me diga eso, me da un patatús del que pueda recuperarme (que morirse es muy jodido)
      Gracias ML!! 😀

      Me gusta

  • pequeboom dice:

    Yo ahora las veo y pienso: “yo no era así…” pero… mi madre no piensa lo mismo… jejeje
    Ojalá no le pase, si le pasa que dure poco y que sigáis así de unidas, es precioso.

    Me gusta

  • remorada dice:

    no sé quién adolece más en la adolescencia, pero tienes razón, lo único bueno que tiene es que es temporal…

    …en la mayoría de casos xD

    Le gusta a 1 persona

    • nurananu dice:

      Pues yo estoy convencida que la padecen más los adolescentes… porque de algún modo nosotros tenemos claro que la cosa es temporal (en la mayoría de los casos) y ellos no. O por lo menos yo no recuerdo verlo como temporal… ¿no?

      Me gusta

  • Macarena dice:

    Así fue en nuestra adolescencia, y así será en la de nuestros hijos, y como tan sabiamente has dicho, lo mejor es no negar ese conflicto latente, y mejor aún, estar preparados.

    Me encantó el título, es justo lo que yo le decía a mi madre “Tranquila mamá, que a mí no me pasará”. La pobre se aferró a esa (falsa) declaración de intenciones, y después me lo tiraba en cara. Espero no repetir el mismo error.

    Te agradezco enormemente el post. Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    • nurananu dice:

      Hola, Macarena! Qué sorpresa tu comentario!
      Este post era un borrador que tenía que salir hoy. Voy pillada con otras cosas y al entrar a editarlo me he llevado la sorpresa de que ¡ya estaba publicado! (Lo había programado y ni me acordaba…)
      La verdad es que después de releerlo y ver tu comentario, no lo voy a tocar. Ahí queda como declaración de intenciones y breve atisbo de lo que esta por venir.
      Un fuerte abrazo!! 🙂

      Le gusta a 1 persona

    • Macarena dice:

      ¡Ay que risa!, eso me podría haber pasado a mí perfectamente. Que susto cuando empiezo a leer la respuesta, me he dicho ¿qué he hecho para meterme en un borrador ajeno? (capaz sería, no, es broma)

      Me gusta

    • nurananu dice:

      Jaajajjajaa!!

      Me gusta

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tranquila, mamá… que a mí no me pasará en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: