Quiero una casa de paja

julio 9, 2014 § 25 comentarios

Tal cual. Como lo lees.

Se lo contaba la semana pasada a mis amigas blogueras. Bueno, lo que les conté es que había tenido una revelación y que por fin sé lo que quiero en la vida… y desde entonces que las tengo en vilo especulando si habré ideado un App para forrarme o si habré ligado con un jeque árabe para poder dedicarme al shopping perpetuo. Pues hoy voy a desvelar el misterio y aviso que no es ni lo uno ni lo otro.

Yo que pensaba que copiar a los pioneros de Nebraska y a los pioneros alemanes me catapultaría al éxito convirtiéndome en pionera española… pues resulta que no. Que (como siempre) llego tarde y otros dieron con ello antes que yo. Pero como ya no me desanimo con la facilidad de antaño (que ahora sí como espinacas) no cesaré en mi empeño de trabajar por un mundo mejor. No me importa cambiar el papel de pionera por el de misionera. Tampoco está mal y como me gusta hablar. Lo que haré, en lugar de innovar, es hacerme eco de los que ya han iniciado el camino de la reinvención y ayudarles a propagar el mensaje, que buena falta hace.

200911-building-solomon-butcher

Queridos todos. Vamos mal. Yo vengo del mundo de la construcción y os digo que vamos maaaaal. Ya habréis oído hablar de la sostenibilidad o mejor la insostenibilidad del mundo en que vivimos. Pues si os parece chungo reciclar botellas, ¿os habéis parado a pensar lo que significa reciclar materiales de construcción o sus productos derivados y de deshecho?

Hubo un tiempo en que mis deseos eran simples de enumerar: una Nancy de Famosa, un ordenador, un hijo o un smartphone. Ahora quiero una casa, en la que meterlos a todos (Nancy incluida).

Antes de escribir esto (y exponerme a que la opinión pública me tache de locatis) he querido contrastarlo en casa con mi crítico particular que me ha devuelto una sonrisa resabida, una ceja más arriba que la otra y una retahíla de peros y sospechas y ¿sabes qué? que por primera vez en muchos años… me da igual. Yo quiero hacerme una casa de paja y aquí te cuento el por qué.

Quiero una casa que no me cueste una fortuna y la vida entera. Esto requiere matización. El precio de la paja lo puedes imaginar pero claro, no se trata de amontonar paja, que no queremos un pajar. A pesar del bajo precio de esta materia prima, la casa presentará otros costes. La paja (en balas) tiene buena capacidad auto-portante pero a partir de cierta dimensión (según el número de Nancys que quieras meter en casa) te interesará pasar a una estructura de madera que hará de sostén y la paja pasará a ser el cerramiento. También necesitarás mano de obra (bastante) que tiene un coste y el trabajo de carpintería tampoco es despreciable. Vamos que puede acabar costándote lo mismo que una casa construida con los métodos habituales (no nos llamemos a engaño) A MENOS QUE, te arremangues, te líes la manta a la cabeza y te pongas a trabajar tú (y todos tus amigos). Y además del ahorro, ¿qué me dices del encanto de moldear las paredes de tu casa con tus propias manos?

Galería Te Year of the Mud (Flickr)

The Year of the Mud (Flickr) de Brian (Ziggy) Liloia

Quiero una casa que sea respetuosa con el medio ambiente y no produzca desechos durante su construcción o por lo menos minimizarlos al máximo. Una casa que no requiera un consumo brutal de energía durante su construcción o la producción de materiales industriales usados en la construcción habitual. De hecho, la paja en sí es un producto de deshecho, resultado del cultivo cereales, que nos ofrece la naturaleza. No hay procesos industriales más allá del empaquetar la paja en una bala.

Quiero una casa autónoma. Que se abastezca de energía solar para cubrir sus necesidades energéticas. Y las propiedades térmicas de la paja son perfectas para funcionar con un aporte mínimo (o incluso inexistente para según que latitudes) de energía. Que tenga unos muros con una inercia térmica capaz de mantenerla calentita en invierno y fresquita en verano con una inversión mínima de energía. Como hacían nuestros ancestros, que conocían la trayectoria del sol, los vientos dominantes y sabían establecer relaciones con la naturaleza para beneficiarse de sus bondades, en lugar de luchar contra ella.

Imagen de Brian (Ziggy) Liloia

strawbaleworkshop-basecoat-morick

Imagen de Brian (Ziggy) Liloia

Timber Frame House: Looking South

Quiero que dure 100 o 200 años o más. Que mis bisnietos hablen con orgullo de la bisabuela loca que con sus manos hizo la casa en que residen sus descendientes pero que llegado el día de echarla a tierra vuelva al polvo igual que haré yo y que desaparezca sin contaminar y sin dejar rastro (o minimizando este rastro). Realmente, el impacto ambiental de este material es mínimo dado que no hay un proceso industrial para su producción y no requiere reciclaje cuando se derriba la casa. La paja se descompone, la tierra vuelve a la tierra.

Quiero una casa cuyas paredes respiren. Que transpiren igual que lo hace mi piel. Que no contenga materiales tóxicos, ni derivados del petroleo…

Quiero una casa resistente y segura. En este enlace un test para comprobar el comportamiento de una estructura de balas de paja frente a terremotos. Este FANTÁSTICO DOCUMENTAL incluye un análisis en laboratorio de resistencia al fuego y otros muchos datos que tal vez terminen de convencerte. Y para constatar la resistencia al viento, se tiene constancia de casas de este tipo que han resistido tornados en EEUU.

Parece la carta a los reyes magos ¿verdad? pues una casa de paja permite todo esto y, además, cualquier forma imaginable. Los amantes de las casas de los Pitufos y de las formas orgánicas en general, podrán dar rienda suelta a su imaginación pero también es posible conseguir acabados rectilíneos e impecables para los más sobrios.

Imagen de Larry Lamsa

Hobbit House

Esta técnica fue ideada originariamente por los pioneros de Nebraska, tras haber probado otros sistemas como el tepe. Todavía en la actualidad, en muchas comunidades estadounidenses la gente se organiza y construyen en equipo sus casas y las de los vecinos en actos que además de trabajo brindan fiesta y algarabía. Y es que tiene que unir mucho, la experiencia de construir juntos las casas que se van a habitar.

En España se está introduciendo como técnica de autoconstrucción. Un modo de revelarse contra el sistema establecido. Otra manera de tener casa propia sin hipotecarse de por vida y consiguiendo un modo de vida más respetuoso con la naturaleza. Habréis oído hablar de las Ecoaldeas, de la recuperación de pueblos abandonados.

Casa de balas de paja. Pioneros de Nebraska.

Casa de balas de paja. Pioneros de Nebraska.

Sin embargo, en otros países la cosa adquiere ya otra dimensión. Se han realizado pruebas de laboratorio como las arriba mencionadas que demuestran que es un material que puede cumplir con las más estrictas normativas de construcción. No es broma. Es una revolución lenta, que llevará su tiempo. Como siempre, lo que más cuesta es vencer prejuicios y miedos ante lo nuevo. En Suiza, el arquitecto Werner Schmidt, tras superar su propia incredulidad inicial, ya se erige como abanderado de esta nueva (a la vez que antigua) manera de construir.

Casa en Suiza del arquitecto Werner Schmidt

Casa de balas de paja en Suiza. Arquitecto Werner Schmidt.

Yo soy de ciudad pero cada vez me tira más este planteamiento. Me apetece levantar mi propia casa, con mis manos. Me gustaría que esto, que ahora mismo es un sueño trasnochado, se convirtiera en un proyecto de familia. Me gustaría que la construyéramos entre todos. Que fuera para mis hijos el lugar al que retornar. Ya que no tenemos un origen físico ni geográfico común claro, me gustaría crearlo con ellos. Que un día pudieran regresar a celebrar la Navidad a una casa que modelaron ellos mismos, habitada por un par de viejos locos y refunfuñones… Se me va la olla en exceso ¿no?

¿Y tú qué opinas? ¿Una moda pasajera o un acertado y necesario revival?

Si te gusta la idea de abogar por una construcción más limpia y respetuosa con el medio ambiente, ¡comparte el post en tus redes!  🙂

Por si quieres saber más, aquí te dejo unos cuantos enlaces interesantes:

– La Red de Construcción con Paja pretende aglutinar información y dar a conocer esta técnica recuperada de nuestros ancestros.

– El Taller de Palla ofrece cursos de formación y asesoramiento sobre construcción con paja y tierra arcillosa, en Gerona.

– Cerca de Madrid hay una familia que organiza encuentros para dar a conocer esta técnica a personas que quieran hacerse su propia casa y vivir en comunión con la naturaleza. Son el Taller Karuna.

– Si tienes poco tiempo: Un resumen bastante extensivo y clarito en Facilisimo.com

– Otro artículo muy interesante de ECOHABITAR, esta vez alertando sobre los posibles problemas que pueden presentar nuestras balas de paja. Porque no todo el monte es orégano.

– Un campamento de verano para construir una casa en un mes y hacer amigos… Yo quiero.

– Otro vídeo de Terra Viva que explica el boom que está viviendo en Europa esta técnica recuperada. Una casa en la Bretaña.

La primera casa de paja construida en Mallorca.

A straw house in France. (VÍDEO)

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , ,

§ 25 respuestas a Quiero una casa de paja

  • madrexilio dice:

    ¡Yo también quiero una casa de paja! Mi mamá, seguro que también querra una, que es la señora más ecologista del mundo mundial. Pues ya tienes clientes Nuria… ¡adelante a conquistar el mundo!

    Me gusta

  • paula sd dice:

    No me atrae la idea bucólica, pero tengo que reconocer que punto a punto he ido diciendo “y yo” así que quizá ahí está la clave. …..
    Me encanta.

    Me gusta

    • nurananu dice:

      Pues, precisamente pensando en ti estoy preparando una recopilación de ejemplos modernetes de casas que emplean esta técnica… Creo que te gustará.
      Misión: convencer a Paula.

      Me gusta

  • Eva P dice:

    Que guay…..com en els tres porquets……esperem que no bufi cap llop 😉

    Me gusta

  • Jajaja Nuria, eres grande jamía! Si es todo lo que comentas, desde luego me apunto yo también… hay tantas cosas que se podrían hacer mejor… y de forma mucho más sostenible

    Me gusta

  • ¡¡Qué bueno!!
    Lo de las ecoaldeas sí lo conocía pero yo en el fondo soy un poco, bastante, urbanita. Ahora que me he enamorado de la casa del arquitecto ese ¿suizo?¿sueco? siempre me lío.. ¡¡que preciosidad!!
    ¿Qué dónde dices que nos apuntamos así, en grupo para que nos hagan un descuentillo?
    ¡¡Muy fan de la idea y de tu post!!

    Me gusta

    • nurananu dice:

      ¡Me alegra que te guste la idea, Pilar!

      Es que en realidad, esto nace del campo pensando entre balas de paja pero ¿quién dice que no se puede aplicar también a la ciudad? Si nos hacemos traer el hormigón también podemos hacernos traer la paja y seguimos disfrutando de las características aislantes del material. Nace en un contexto rural pero no veo por qué no aplicarlo en una urbe.

      Urbanitas del mundo, ¡no perdáis la esperanza! 😉

      Me gusta

  • anyalors dice:

    Nuria chapeau lo conseguirás seguro y si hay que ayudarte te ayudamos por supuesto..un besazo

    Me gusta

  • Silvia dice:

    A todo esto, extintores en todas las habitaciones? Y nada de velas? ni tabaco? ni paellas?… se trata la paja con algún material especial?

    Me gusta

    • nurananu dice:

      La paja no queda vista. Se revoca con tierra arcillosa. El acabado es espectacular. A parte de eso, la paja comprimida es muy difícil de quemar porque apenas hay oxígeno entre las fibras (no hablamos de un pajar sino de bloques de paja comprimida, eso no arde tan fácilmente.)

      Pero, además, protegida con el revoco de tierra ha alcanzado 90 minutos de resistencia al fuego en tests de laboratorio realizados en Alemania. Para una casita de una planta un RF30 habría sido suficiente. Con esos 90 minutos podrías permitirte construir un edificio plurifamiliar de varias plantas!

      ¿No es fantástico?

      Me gusta

  • ¡Qué descubrimiento! ¿Esto llegará a España? Mira que aquí nos gusta más un ladrillo… (oye, y ni siquiera después del agujero en el que nos ha metido lo hemos aborrecido).

    Me gusta

    • nurananu dice:

      ¡Hola guapetona!

      Esto ya ha llegado a España. Si te interesa saber más, mira al pie del post. Allí encontrarás enlaces de gente que está metida en el tema y ofrece cursos para personas que se atrevan a construirse su casa de paja… Para que llegue a otro nivel mucho tendrá que cambiar la cosa pero en otros países es ya una práctica común.

      Y si es buena para ellos… ¿por qué no habría de serlo para nosotros? 🙂

      Me gusta

  • Silvia dice:

    Pues podríamos comprar un terrenito con los ahorros y hacer unos adosados de casas de paja. Dar mucha envidia y saber que vivimos en armonía con la Tierra, Primero hacemos la vuestra y luego la nuestra. Nada es imposible. Guapa.

    Me gusta

  • ¡Me parece una idea muy interesante! Yo todo lo que sea proteger el planeta, me vuelve loca. ¡Ojalá puedas conseguirlo algún día, de verdad que sí! =)

    Me gusta

    • nurananu dice:

      Ojalá pensar en la sostenibilidad de nuestras sociedades (y eso incluye nuestras cosntrucciones y modo de vida) y el bien del planeta y las generaciones futuras se convierta en pensamiento “mainstream”! Ojalá pensar así se convierta en el pan de cada día… de otro modo, no habrá pan para todos.

      Me gusta

  • Ruth de R. dice:

    Nuria…sólo decirte una cosa: el día que te pongas a construir ese sueño, cuenta conmigo (dos manos mías, dos de mi paco y unas risas) Será un honor contribuir a ese legado (ya sabes lo ceremónica que soy) Besos!!

    Me gusta

    • nurananu dice:

      ¡Muchas gracias, Ruth, por tus palabras y por tu oferta!
      Ya sé quien abrirá la ceremonia con un pequeño discurso de bienvenida al evento.
      🙂
      Me parece que es como todas las cosas, que parece un mundo hasta que te pones…

      Me gusta

  • remorada dice:

    en Perú decimos ¡Qué paja! en lugar de ¡Qué guay! 😛

    Lo he dejado de decir desde que vivo aquí, por obvias razones, pero me gusta esta idea, es como tener tu propia “paja mental” ^^

    Me gusta

  • pequeboom dice:

    Impresionante. Estoy en shock, desconocía todas estas cosas y es súper interesante.

    Me gusta

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Quiero una casa de paja en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: