Blancanieves… sal del baño ya ¡que los enanos se mean!

julio 21, 2014 § 30 comentarios

Walt-Disney-Screencaps-Queen-Grimhilde-walt-disney-characters-26095450-2560-1518

A 22 de julio de 2014 edito el post para realizar una SOBERANA CORRECCIÓN: Que resulta que no soy Maléfica sino ¡GRIMHILDE! Muchas gracias Remorada por sacarme del error. Qué mala es la maldad, oye, que incluso confunde a las brujas. 😀 ¡La saga continúa! Muaaajajajajjaaaa!!!

Espejito: ¿Qué te pasa hoy Grimhilde? Te veo decaida. ¿Es por la cagada que te marcaste con el potaje de ayer? ¿O por la falta de lectores en tu blog?

Grimhilde: Espejito, espejito mágico… Mira que me eres impertinente ¡hasta cuando vas de simpático! No sé… Es cierto que no estoy de muy allá hoy.

Espejito: Cuéntame mujer, ya sabes que yo te escucho.

Grimhilde:  Pues verás, es que veo que Blancanieves se hace mayor y eso… me jode. ¡Me jode porque me hace vieja a mí!

Espejito: Pero Grimhilde, que eso es ley de vida. Lo mismo le pasaría a tu madre digo yo.

Grimhilde: Ley de vida, ley de vida… déjate de tonterías. Yo sigo buscándome sin encontrarme y esa mocosa… ¡no para de crecer! ¡Pero si tiene ya más pecho que yo! No es justo. Y además, ¿qué cuernos hacéis por las mañanas tanto rato juntos en el baño? ¿Qué te cuenta?

Espejito: Reina, no me cuenta nada pero… ¡si ni siquiera sabe que hablo! Lo que hace frente a mí es, simplemente, PEINARSE.

Grimhilde: ¿Peinarse? ¿Tanto rato? No me lo creo.

Espejito: Que sí Grimhilde, que se peina y se echa la cremica esa de los granos. Lo que pasa es que son dos fases porque la primera crema es para limpiar y luego se da la segunda que…

Grimhilde: ¡Calla! Espejo, te lo ruego. Calla. El acné… ya no lo recordaba. En mis tiempos no había cremas ni nada de eso… ¡¡Buaaaaa!! ¡Todavía me siento más viejaaaaa! Siempre consigues que acabe sintiéndome peor…

Espejito: No era mi intención, mi Señora.

Grimhilde: ¿Señora? ¡Otra vez! ¡Como el nene del ascensor! ¡Estoy hasta la cofia de que me llaméis “señora”! No soy una señora1 ¡Soy una chica! ¿Lo entiendes? ¡¡¡Un chicaaaaa!!!

Espejito: Estooo… Alteza, mira por favor en mi interior y dime… ¿Qué ves?

Grimhilde: ¿Que qué veo en tu interior? Un vejete… ¿Quién es ese tío? ¿Qué hace ahí dentro? El cazador no puede ser, que ya lo desterré hará un par de años. ¿Quién es ese barbas?

Espejito: Este hombre… reina siéntate, este personaje es… (con voz metálica, de espejo haciéndose el interesante, vamos) es el Espíritu de la Adolescencia.

Grimhilde: Venga ya… No me jodas Espejito, que ya me se el cuento. Y ahora me va a pasear por momentos de mi pasado ¿no? Qué poco original eres, de verdad. Por cierto, podías haber puesto a Brad Pitt de espíritu de la adolescencia, porque ya me dirás que tiene que ver ese vejestorio ¡con mi maléfica pubertad!

Espejito: Al lío, reina, que no tenemos toda la tarde. Dale. Dale la mano y déjate llevar que algo aprenderás. Digo yo.

Espíritu de la Adolescencia (en adelante EA): Hola Maléfica. Voy a seg tu guía en este tougg singulag pog tu pasado…

Grimhilde: ¿Tú eres alemán?

EA: ¿Yo? No. Fgansés… ¿Pog qué?

Grimhilde: No por nada. Me recordabas a alguien. Sigue, sigue…

EA: Bueno. Vegás… Vamos a guecogueg tu adolescencia paga que guecuegdes aquello que olvidaste. Pgimero pasaguemos pog el patio del colegio. ¿Recuerdas aquello de “¡¡cuatgo oooojos!!” que tanto de dolía? ¿Recuerdas que la solución fue ponerte lentillas? Y ¿qué me dices ahora?

Grimhilde: Menuda bobada. Pues ahora eso me da igual, la verdad. Hay días que voy con lentillas, otros con gafas y no me siento mejor o peor por llevarlas o no. No me preocupa. Mientras vea lo que leo y al que tengo enfrente me vale. Pero es cierto que hubo un tiempo en que me preocupo mucho… Mmm… Sapos y lagartijas. Hacía tiempo que no pensaba en ello…

EA: Ahoga visitaguemos la tienda de vaquegos. ¿Guecuegdas que, según tú, todos te hacían el culo gogdo y que volviste loca a tu madge para compgagte unos tejanos?

Grimhilde: Pues mira no, de eso no me acuerdo. De verdad que se nota que eres colega de Espejito porque me estás crispando de lo lindo. Pero sí que tuve un período “culo gordo” ahora que lo dices. Ahora con el tocado se nota menos ¿verdad?. Y, bueno, ya he aceptado que no soy la más mona del lugar pero hubo un tiempo en que lo llevé mal aunque luego le encontré ventajas a ser la amiga confidente a la que se cuentan chistes y haciendo guasa sobre mi físico me adelantaba a que lo hicieran los demás, cubría mi inseguridad y… me lo pasaba mejor que las guapas a las que todos cortejaban(*). Lo recuerdo perfectamente.

EA: ¿Lo ves?  Y, en cambio, miga que bella que egues ahoga…

Grimhilde: Mmmm… No te pases espíritu. Guasas las mínimas eh? Que aunque vieja, soy monarca. He de admitir que con el tiempo una aprende a sacarse partido si hace falta y a decidir que en la mayor parte de los momentos ni siquiera hace falta sacar partido al físico porque que hay otras cuestiones que…

EA: Perdona que te cogte, reina, pego es que se nos va la tagde. Pgosigamos, que no hemos tegminado todavía. Ahoga te voy a llevar a casa de tu amiga Yoli. ¿La recuerdas?

Grimhilde: ¿La Yoli? ¡Pero si nunca fui a su casa!

EA: ¡Exacto! ¿Y recuerdas por qué?

Grimhilde: Bueno, ahora que lo dices… Recuerdo que primero fui a un cole en un barrio donde vivía gente con menos recursos. Todos mis amigos compartían habitación con sus hermanos y a mí me daba reparo que vieran que tenía una para mi sola y jamás invité a nadie… y luego en el otro cole pasaba al revés. Que las nenas eran muy pijas, vivían en pisazos y me daba reparo que vieran como vivia yo. Eso sí que es algo que recuerdo que me marcó mucho. Por suerte, ahora todo eso quedó atrás. Me siento bien conmigo misma, con el entorno que he creado y con el que me he buscado. Tengo otros problemas y, digamos, que mi vida ya no gira sólo entorno a mí.

Espejito: (Retomando la palabra) ¿Lo ves? Blancanieves está ahora inmersa en todos esos conflictos y, quieras que no, son tiempos difíciles para ella. A toro pasado todo el mundo es Manolete pero verdad que revivir esos sentimientos ha removido algo en tu interior. Ella necesita adecuarse a su nueva imagen a su nuevo ser, superar las inseguridades que les crea el no ajustarse a los patrones de belleza imposibles que la sociedad ha establecido. Necesita entender el mundo con todas esas diferencias e injusticias. Necesita encontrar seguridad para enfrentarse a todo y, por eso, necesita pasar tanto rato frente al espejo y confrontarse con su imagen ¡y con la tuya! para descubrir quién es ella…

Grimhilde: Ya… Jo. Espejito.

Espejito: ¿Te sientes mejor, Hilde?

Grimhilde: Rayos, truenos y centellas… Sí. Lo admito. Me siento aliviada de no tener que pasar de nuevo por la adolescencia. Intentaré ser mas comprensiva con Blancanieves, que menudo marrón se le viene encima a la pobre. Gracias, Espejito, y perdona las bordeces de antes.

Espejito: A mandar, Reina. Una mala tarde la tiene cualquiera.

tumblr_mzhsk3qkEq1rj1ango5_250

(*) Y digo “cortejar” no por ser antigua sino por ser reina, ¿eh?

Las imágenes, por si alguien lo duda, corresponden a la Blancanieves de Walt Disney.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ 30 respuestas a Blancanieves… sal del baño ya ¡que los enanos se mean!

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Blancanieves… sal del baño ya ¡que los enanos se mean! en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: