Léelo, léelo y vuélvelo a leer

mayo 28, 2015 § 6 comentarios

¡¡Finalmente va a salir a la luz este post que estaba cogiendo polvo!!

Y esto tengo que agradecérselo a Bego de Begobolas, que buscaba libros infantiles con estructura repetitiva. Ni corta ni perezosa, me he puesto a largarle el rollo en comentarios hasta que he recordado que tenía este post medio hilvanado. Así que me he decidido a darme un gusto y completarlo, porque nada hace más ilusión que terminar algo que quedó a medias.

Quería hablaros de un par de libros que corren por casa que me encantan. No sé quién disfruta más si mi hijo escuchándolos o yo leyéndolos. A modo de referencia te diré que tiene tres años. Aunque ya te digo que yo tengo unos cuantos (años) más… ¡y todavía disfruto con ellos! Ahí van.

5 libros chulos para acostar a tus hijos

81NttVeEnzL

La casa de Tomasa es uno de mis favoritos. Tomasa se hace una casa para ella y su gato. De repente, empiezan a desfilar colegas que quieren instalarse con ellos. Ella y su mascota se hinchan a diseñar y construir apartamentos adosados a tutiplén. (A los arquitectos os va a encantar). El caso es que una vez finalizadas las habitaciones, que son una chulada, y de ver como los personajes se pasean por todas partes cual vodevil, los inquilinos se acoplan en casa de Tomasa a ver la tele. A grandes males, grandes remedios así que Tomasa y su gato deciden construirse otra casa para ellos solos, mientras los gorrones campan a sus anchas en su antiguo salón. Lo encontrarás aquí.

814Gdumg-gL

¡Este me encanta! El león que no sabía escribir se enamora de una leona… que lee. A una leona que lee no se la besa sin más. Primero hay que seducirla con una carta o un poema. El único problema es que el rey de la selva ¡no sabe escribir! Así que inicia un periplo por la jungla en busca de alguien que le escriba esa carta de amor. La experiencia es un desastre. La escena se repite una y otra vez. Los animales escriben a la leona sin conseguir hacerlo desde la perspectiva del león, lo cual provoca constantes rugidos de frustración. “¡No! ¡Noo…! ¡¡Nooooo!! ¡No puede ser tan difícil!”. Escenificar esos rugidos es una risa. Aquí lo tienes.

El Perro Negro81QL8MIXGKL lo compré porque me enamoré de sus ilustraciones. Magistrales, al detalle, preciosas y cargadas de emoción. Sobre cómo afrontar los miedos. Sobre cómo el hecho de mirar a los ojos y de frente a aquello que te produce temor, reduce su peligrosidad. Un libro tierno, en que la más pequeña de la casa es capaz de lidiar con un perro gigantesco, que tiene aterrorizada a toda la familia. A mí es que me encantan las metáforas.

Nota: Pensé que igual le daría miedo la ilustración central del perro ¡pero no! y… bueno, precisamente se trata de vencer miedos así que ¿por qué no probar?

71aIOIth6yLBueno, ya sé que con Adivina cuanto te quiero no descubro la sopa de ajo. Clásico entre los clásicos. No conocerlo es pecado. Aún así lo pongo, por si hay algún despistado. Qué difícil es expresar la magnitud de nuestros sentimientos. “Te quiero hasta la luna y vuelta”. Seguro que lo has escuchado pero… ¿Sabías que viene de este cuento? Una joya. Aquí una versión más económica Mini Desplegable. Hasta los más pequeñitos entenderán este lenguaje.

El Grúfalo41tA2084gJL es otras de esas historietas entrañables. Cuando eres un ratón pequeñín paseando por un bosque atestado de peligros, o bien tienes un amigo al que todos (los que te quieren comer) teman… o bien te lo inventas. La sorpresa te la llevas, cuando el terrible animal que has estado describiendo, fanfarrón, para a temorizar a tus enemigos, se te presenta de frente y se te quiere merendar (también). ¡Oops! ¿Y ahora qué?

Y encima…

He aprovechado para seguir experimentando con el blog. Hace tiempo que me rondaba la idea de adherirme algún programa de afiliación para poder rentabilizar un poco el blog. Finalmente, me he decidido por el de Amazon. Si tú compras un libro, a través de alguno de los enlaces que te propongo arriba, a mí me caerá una pequeña comisión sobre esa venta. ¿Mola no? Así que, si en algún momento te ha gustado algo de lo aquí escrito, es una buena palmadita en la espalda.

Lo bonito de la cuestión es que yo tengo libertad absoluta para recomendarte los libros que a mí personalmente me gustan, sin tener que atenerme a ninguna restricción o sugerencia. Yo sólo gano, si tú ganas con mi recomendación. Espero que te guste mi selección. Si te parece que está todo más visto que el TBO, provócame en los comentarios, para que la próxima vez me lo curre más. 😉

¡Gracias! Espero que os gusten tanto como a nosotros.

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ 6 respuestas a Léelo, léelo y vuélvelo a leer

Dime cositas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Léelo, léelo y vuélvelo a leer en CON GORRO . . . Y A LO LOCO.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: